Las Universidades públicas canarias acuerdan con la Consejería de Educación un modelo de financiación hasta 2025

29 de Diciembre de 2016

  El Gobierno de Canarias y las dos universidades públicas del archipiélago, Universidad de Las Palmas de Gran Canaria y Universidad de La Laguna, han acordado un modelo de financiación hasta 2025 en el que se garantizan recursos estables para los centros de enseñanza, y éstos se comprometen a someterse a indicadores sobre la calidad de la docencia y la investigación.

 De izda. a dcha.: Trinidad Arcos, Rectora Accidental de la ULPGC; Soledad Monzón, Consejera de Educación; Antonio Martinón, Rector de la ULL; y Ciro Gutiérrez, Director General de Universidades del Gobierno canario

El protocolo básico de actuación que servirá para establecer el nuevo modelo de financiación fue presentado por la Consejera de Educación y Universidades, Soledad Monzón; y por la Rectora accidental de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Trinidad Arcos; y el Rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón.

El protocolo será firmado el viernes 30 de diciembre en Las Palmas de Gran Canaria en presencia del Presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, dijo la Consejera, quien detalló que es la conclusión a casi un año de trabajo para el que se ha partido de un diagnóstico del sistema universitario público canario.

El objetivo, añadió Monzón, es alcanzar un modelo en el que no implique tanto lo cuantitativo sino el objetivo de alcanzar la excelencia académica de forma estable, consensuada y equilibrada.

La Rectora accidental de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, Trinidad Arcos, señaló que para la ULPGC el haber llegado a un acuerdo en este ámbito supone "un punto y aparte" tras la situación financiera que se ha derivado en los últimos años de la crisis económica.

Trinidad Arcos subrayó que el acuerdo facilita comenzar una nueva etapa que permitirá a las universidades trabajar con el mismo nivel de eficiencia porque, añadió, pese a que se ha atravesado "una etapa muy dura" se ha mantenido la calidad de los servicios y la educación, pero ahora además no será necesario planificar "año a año" sino tener "una visión de futuro a largo plazo".

El Rector de la Universidad de La Laguna, Antonio Martinón, aseveró que se puede resumir el acuerdo en que el Gobierno canario reconoce que el sistema universitario necesita más financiación y trabajará para acercarse a la media estatal, y que los centros superiores de educación "nos comprometemos a mejorar".

El Director General de Universidades, Ciro Gutiérrez, precisó que el protocolo presentado hoy marca las líneas generales a partir de las cuales se trabajará para desarrollar indicadores "concretos" para evaluar la calidad docente e investigadora.

El nuevo modelo de financiación pretende posibilitar a las universidades públicas canarias el desempeño de sus funciones en un marco estable de financiación que les permita establecer una planificación a varios años, a la vez que sirve para trazar una serie de objetivos con el propósito de asegurar la sostenibilidad del sistema educativo canario a medio y largo plazo.

PRIMERA FASE DEL PLAN: 2017-2019.

Así, entre todos los agentes implicados se ha logrado alcanzar un acuerdo a la hora de establecer una serie de compromisos en los que se incidirá en una primera fase del plan de financiación del año 2017 al 2019. El primero de ellos, que corresponde al Gobierno de Canarias, irá destinado a garantizar el mantenimiento del volumen de recursos con crecimiento en función de la disponibilidad presupuestaria, pero introduciendo un criterio objetivo basado en el propio incremento de los presupuestos de la Comunidad Autónoma o de la Consejería de Educación y Universidades.

Otro de los compromisos que asumirá el Ejecutivo es la adecuación permanente de la oferta de estudios a las demandas sociales, aprovechando los recursos humanos disponibles de las universidades públicas y ajustando las actuales plantillas docentes a los requerimientos del futuro.

Además, será necesario una mejora progresiva y continua de los resultados académicos en la formación proporcionada, reduciendo el abandono temprano de los estudios y aumentando la calidad de la enseñanza y el aprendizaje, y abogando por incrementar los niveles de actividad investigadora, apoyando los polos de excelencia y fomentando la transmisión de resultados a la sociedad canaria y a su sistema productivo.

SEGUNDA FASE DEL PLAN: 2020-2025

La segunda fase del plan, que va del año 2020 al 2025, consistirá en una financiación básica de gastos de funcionamiento con el fin de garantizar los recursos necesarios para el normal funcionamiento de la universidades; de una financiación por resultados, que responda al criterio de eficiencia y premie la mejora en la calidad docente, investigadora y de gestión y que está directamente relacionada con mejoras en el rendimiento académico, la empleabilidad de los egresados, la internacionalización, la transferencia de resultados, el reconocimiento del tejido productivo canario o la eficacia y eficiencia en la gestión.

Por último, habrá una financiación estratégica que se centrará en el fomento de la excelencia universitaria, de forma que la cantidad de fondos a percibir por las universidades esté vinculada a su capacidad para adaptar sus servicios, proyectos e iniciativas a los objetivos estratégicos marcados por la Comunidad Autónoma.